El delito informático, un crimen que afecta a la mitad de usuarios en Internet

El delito informático, un crimen común que afecta a la mitad de usuarios en Internet

Una investigación llevada a cabo por la firma de protección MarkMonitor revela que 45% de los usuarios de Internet han sido víctimas de un cibercrimen. De este porcentaje, 65% decidió no informar a las autoridades, lo que complica la tarea de dar con los ciberdelincuentes y determinar soluciones para evitar la intromisión de estos programas malignos.

El informe también pone de manifiesto que uno de cada seis consumidores ha perdido dinero al ser defraudados y 20% ha llegado a perder más de 1.100 euros. De los cibercrímenes organizados, el fraude más común es el de la solicitud falsa para restablecer contraseñas de cuentas en medios sociales. Posteriormente, en la lista aparecen los mensajes de correo electrónico, en lo que se hacen pasar por empresas legítimas que intentan solicitar información personal.

Si desea información de cómo puede protegerse de los hackers consulte nuestro artículo Cinco consejos para protegerse del ataque de cibercriminales.

La investigación resalta –además- que las víctimas de un cibercrimen tienen “miedo del uso del internet” después de la mala experiencia. A su vez,  21% de las víctimas sintió descontento con la marca relacionada con el engaño en cuestión. Este impacto en la reputación de la marca se refleja en el hecho de que cuando se pregunta a los encuestados sobre los recientes ataques informáticos de alto perfil, 71% de los consumidores reconocen que creen que estos hechos dañan la reputación de una organización, 65% dijeron que pensaban que la confianza en la marca disminuía, mientras que 53% declaró que no confiaría en esa marca en el futuro.

El estudio arrojó que la confianza del consumidor a la hora de hacer una transacción online es “más alta” cuando se trata de canales establecidos, tales como aplicaciones de banca para móvil en las que confían 52% de los encuestados o sitios de compras online que también cuenta con un 50% de confianza. Los peores valorados fueron los canales de medios sociales, con un escaso 16% y la publicidad en medios sociales con 14%, mostrando un alto grado de escepticismo de que estos canales puedan mantener segura la información personal de los consumidores.

Otros detalles interesantes que recoge la investigación es que 87% de los consumidores considera que las transacciones online conlleva algún riesgo y temen por las tácticas utilizadas por los ciberdelincuentes. El método más común de resguardo que utilizan los usuarios con 54% es limitar la entrada de datos de carácter personal en los sitios web de las marcas conocidas, seguida a la comprobación de https o el símbolo del candado en la barra de direcciones. A pesar de este conocimiento, el estudio descubrió que había áreas, tales como la llamada Dark Web -Internet Oscura- que los consumidores no entienden completamente, incluso 37% reconoce que no sabe para que se utiliza.

Fuente: http://www.abc.es