El gobierno colombiano integra al Cloud Computing al sistema de emisión de documentos legales

El gobierno colombiano integra al Cloud Computing al sistema de emisión de documentos legales

A finales del mes de agosto de 2017 en Colombia el Presidente Santos firmó el decreto “Ciudadanos inteligentes”, un documento en el que se declara como permitido los documentos oficiales en la nube tales como historias clínicas y laborales.

En compañía del ministro de Nuevas Tecnologías, David Luna, el Presidente autorizó para que todos los Colombianos tengan de forma gratuita espacio en la nube para guardar documentos importantes y que éstos a su vez, cuenten con legalidad a pesar de ser on line.

“Va a ser un ahorro significativo en materia de tiempo y filas. En esa carpeta los Colombianos podrán guardar en la nube sus historias clínicas, financieras, laborales y otros documentos que normalmente se buscarían en notarías o registradurías”, comentó el Presidente Santos para la opinión pública.

Próximamente, todos los Colombianos que deseen tendrán acceso a una página que el gobierno habilitará para hacer el respaldo de sus documentos legales y, las copias que se impriman o envíen desde esa carpeta oficial serán válidas para todos los trámites legales correspondientes. 

Asimismo, en la misma rueda de prensa el Presidente anunció el cambio del nombre del ministerio de TIC por el de Ministerio de la Economía Digital.

Hoy por hoy la tecnología ha generado beneficios tangibles que permiten que se tenga acceso a la información sin barreras de tiempo y espacio.

Colombia uno de los países mejores posicionados en América en seguridad digital

Colombia uno de los países mejores posicionados en América en seguridad digital

Recientemente, el organismo especializado en Telecomunicaciones  de las Naciones Unidas, llamado Unión Internacional de Telecomunicaciones (ITU), publicó el Índice Mundial de Seguridad Cibernética del año 2017, en donde se mide el compromiso de los 193 países  en cuanto a seguridad digital y cómo ayudarlos a encontrar áreas de mejora y el fortalecimiento de sus indicadores legales, técnicos y la cooperación internacional de cada país. Y, en el caso de Colombia a nivel mundial, ocupa el puesto número 46 y el puesto seis en América.

En total, el informe muestra 31 indicadores que son evaluados en tres colores: verde, amarillo y rojo. Por ejemplo, si el indicador está en color verde es porque aplica en su totalidad al país. Si está en amarillo es porque fue implementado hace poco y si está en rojo es porque carece del mismo en sus estrategias de seguridad cibernética.

De los 31 indicadores, Colombia tiene 17 en color verde, cinco en amarillo y nueve en rojo. En aspectos legales, el país cuenta con una legislación en contra del cibercrimen y en pro de la ciberseguridad. “Colombia se convirtió en uno de los primeros países del mundo cuando en 2009, promulgó una ley específicamente dirigida al ciberespacio. Esta se llama Ley 1273 Protección de la información y los sistemas de datos”, reza el documento en la página 39.

Sin embargo, el estudio refleja que el entrenamiento en ciberseguridad no es tan positivo, por lo que está en color rojo. En cambio, la legislación en ciberseguridad y cibercrimen están en color verde, dando como resultado el color amarillo como resultado en el indicador de asuntos legales.

En los aspectos técnicos de seguridad cibernética, Colombia cuenta con cuatro luces verdes y dos en rojo, dando como conclusión luz verde en este aspecto. Este resultado se da porque el país cuenta con un equipo de respuesta para emergencias cibernéticas dirigido por el Ministerio de Defensa (ColCERT), la Policía Nacional (CSIRT) y  la Empresa de Telecomunicaciones de Bogotá (CSIRT-ETB).

Además se suman otros tres centros de respuestas llamados DigiCSIRT, Comando de operaciones cibernéticas (SOC-CCOC) y el equipo de respuesta a incidentes de la Cámara Colombiana de informática y telecomunicaciones (CSIRT-CCIT). En cuanto a las dos calificaciones negativas, estas son debido a la falta de un centro de respuesta a ataques en los sectores empresariales y en la protección a menores en la red.

En los aspectos organizacionales, la calificación no resultó ser buena. Según el estudio, Colombia tiene tres calificaciones rojas y solo una amarilla. Esto le da una calificación en color rojo. El único valor en amarillo son las métricas de ciberseguridad, mientras que las estrategias y la presencia de una agencia responsable de la misma están en color rojo.

Por otro lado, en el perfil de Colombia del mismo estudio se resalta la existencia del Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (MinTIC), entidad encargada de implementar la estrategia nacional de ciberseguridad junto al Departamento de Planeación Nacional.

En el perfil de Colombia, el estudio resalta que el país cuenta con un programa de investigación y desarrollo (I+D) nacional o sectorial para las normas de seguridad cibernética, las mejores prácticas y las directrices que deben aplicarse en el sector público. Pero también especifica que no cuenta con programas nacionales de educación y formación profesional reconocidos oficialmente para la sensibilización del público en general, la promoción de cursos de ciberseguridad en la educación superior y el fomento de la certificación de los profesionales del sector público o privado.

Finalmente, para las puntuaciones en rojo, el país deberá mejorar su capacidad en la interacción entre patrocinadores privados y públicos y en la integración de los mismos. Con estos valores, esta categoría quedó en verde para el país, dándole un total de 0.569 puntos, el puesto 46 a nivel mundial y una calificación en color amarillo.

 

 

 

 

 

Banda ancha en Colombia

banda ancha colombia

Banda ancha en Colombia

Recientemente, la Comisión de Regulación de Comunicaciones (CRC) de Colombia hizo pública la Resolución número 5.161, que incluye detalles relacionados con la velocidad de subida o carga para la banda ancha, a partir del año 2019.

En la actualidad, la definición de la banda ancha en Colombia de acuerdo con los usuarios se encontraba en mora de ser actualizada, puesto que en el país la velocidad de conexión era de mínimo 1.024 kilobits por segundo (Kbps) para la descarga de archivos (downstream) y 512 Kbps de subida o carga (upstream).

La CRC como resultado de sus discusiones con expertos y empresarios, publicó un primer documento en el que proponía una serie de ajustes encaminados a aumentar el mínimo de velocidad de las conexiones que los operadores ofrecían como banda ancha. Este plan aumentaba el límite de forma gradual desde el año 2016 hasta el 2020, y estableciendo unos mínimos diferentes para las zonas urbanas y rurales del país.

Posteriormente, durante la apertura del Congreso Latinoamericano de Telecomunicaciones 2017, el Ministro de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones, David Luna, anunció que Colombia decidió establecer el nuevo límite para la banda ancha en 25 megabits por segundo (Mbps) de descarga, a partir de enero de 2019. Este lapso de tiempo servirá a la industria para realizar las inversiones necesarias, al tiempo que se ajusta la oferta comercial.

El ajuste del mínimo de banda ancha aplicará tanto para empresas como para hogares, así, como para todas las conexiones a Internet.  Si bien, inicialmente la idea era hacer un cambio progresivo de un mínimo de 10 Mbps y luego, llevarlo a 25 Mbps, estudios realizados por la CRC mostraron que factores como la infraestructura y las inversiones realizadas por los operadores, sumado a la necesidad de promover mayores velocidades, permitían dar el salto a una velocidad de 25 Mbps.

Por otro lado, este límite posicionaría mejor a Colombia en la lista de velocidades de banda ancha de los países integrantes de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (Ocde), club de buenas prácticas de gobierno al que el país pretende ingresar, y en el que el promedio para la banda ancha está cerca a los 30 Mbps.

Expertos y funcionarios destacan que la decisión tomada por la CRC está orientada a cambiar los patrones de consumo de Internet de los usuarios colombianos. El objetivo es que el usuario no solo pueda acceder a las redes sociales o correo electrónico, sino que también pueda utilizar más herramientas que demandan un alto consumo de datos.